ETMA

EMSCULPT Brazos y Piernas

Tanto en mujeres como en hombres, los brazos y piernas son zonas del cuerpo que siempre tienen detalles a cambiar, y normalmente con dieta y entrenamiento cuesta muchas veces ver cambios importantes. La gran mayoría de las personas tienden a generar cúmulos de tejido adiposo, y por más entrenamiento específico que se haga en esas zonas, el cuerpo no entiende al momento de oxidar grasas en zonas específicas, siempre lo hace de manera general. Pero tiene beneficios el entrenamiento ya que siempre mejora la tonicidad muscular, desarrolla el aumento de masa muscular y provoca un efecto estético de firmeza, que siempre da una señal de buena salud, aunque este es un proceso más lento comparándolo con el nuevo método que revoluciona hoy en día el área estética.

En resumen, la gran mayoría de las mujeres buscan eliminar esa grasa no deseada en zonas como Tríceps (parte posterior del brazo) y los hombres buscan tener brazos más desarrollados, buscan mayor volumen y definición, y para eso la tecnología más innovadora es EMSCULPT® con sus nuevos cabezales para brazos y pantorrillas que clínica ETMA tiene hace ya un tiempo.

Pero primero veamos ¿qué es EMSCULPT®?

EMSculpt® está basado en una Tecnología Electro-Magnética Concentrada de Alta Intensidad (HIFEM) que tiene la capacidad de inducir contracciones supramaximas en los músculos. Esta aprobada por la FDA y con múltiples estudios que avalan su funcionamiento.

EMSCULPT® es la única tecnología que es capaz de trabajar el músculo y a su vez reducir grasa de manera localizada. Se estima un trabajo de 20.000 repeticiones, lo que logra reducir en un 19% la grasa localizada y un 16% en la estimulación del crecimiento muscular.

¿Cuál es el efecto fisiológico en este proceso?

Como mencionaba, en la sesión se estima un total de 20.000 contracciones, esto logra activar las fibras musculares, en sesión que tienen una duración de 30 minutos en abdomen o glúteos y 20 minutos para brazos o pantorrilla.

Las contracciones que logra provocar son contracciones supramaximas, generando una adaptación muscular. Como resultado se genera hipertrofia (aumento en el volumen de las fibras) e hiperplasia (formación de fibras musculares), provocando la  oxidación de la grasa. Así mismo, los músculos se activan cuando reciben la orden del cerebro en forma de impulso eléctrico. Y este circula a través del sistema nervioso hasta llegar a las neuronas motoras que, finalmente, son las encargadas de accionar las fibras musculares.

Pues bien, EMSculpt® estimula directamente estas neuronas motoras para que activen el músculo, contrayéndolo. Pero no sólo eso, lo hace con una frecuencia muy superior (supramáxima) a la que lo realiza el sistema nervioso. Estamos hablando de hasta 150 contracciones por segundo.

Debido a esta intensa actividad muscular inconsciente, el músculo no tiene ocasión de relajarse entre las contracciones. Como consecuencia, necesita consumir grandes cantidades de energía.

El aumento extraordinario de demanda energética es percibido por el cerebro que reacciona activando el metabolismo. Comienza entonces la transformación de los depósitos de grasa acumulada en energía, proceso que se conoce como lipólisis.

“Llevado esto a brazos y pantorrillas con grupos musculares relativamente pequeños en donde normalmente no existen grandes cúmulos de tejido adiposo, los resultados son más rápidos y significativos, mejorando la tonicidad, corrigiendo la flacidez que puede existir en la zona, además de quemar grasa localizada y el aumento de masa muscular, si bien, este procedimiento no queda libre de la realización de la actividad física, ya que es fundamental usar como complemento y así potenciar los resultados, además de mantener una buena calidad de sistema cardiovascular” (Klgo Álvaro Díaz).

Kinesiólogo Álvaro Díaz A
Especialista en Traumatología y Deporte.